Cosas que hacer en Córdoba para ser como un local

  1. Visitar la Mezquita-Catedral de gratis todos los días entre las 08.30 y las 9.30 de la mañana.

  2. Beber agua de la Fuente del Olivo del Patio de los Naranjos y cantar la copla de Luis Bedmar ( a ver si me sale novio, que yo me muero de sed). También se puede rellenar alguna botella para llevarla de souvenir a los amigos solteros. Ellos te lo agradeceran. 

  3. Tomar café en la Roof Terrace de Soho de la Ribera con vistas al Puente Romano y al río.

  4. Tomar el mítico pincho de Tortilla de patatas sentados en el muro de la Mezquita, y mojarlo en Salmorejo, mientras te bebes un vasito de vino fino.

  5. Tomar una tapa de Mazamorra ( el salmorejo que se hacía antes del Descubrimiento de América, en Garum 2.0.

  6. Pasear por los barriles firmados por actores, políticos, músicos o cantantes, de la última bodega de Córdoba capital, mientras te bebes una copa de Oloroso en Bodegas Campos.

  7. Tomarte el mejor cocktail Daki de la ciudad en Glace Lounge. Sus creaciones te sorprenderán.

  8. Visitar un viñedo urbano en el corazón de la ciudad, en la calle Pedro Ximen, más conocida por la calle del pañuelo, porque se estrecha hasta el tamaño de la longitud de un pañuelo clásico de caballero. No te pierdas hacer la foto aunque sea con un clinex!

  9. Darte un relajante baño en el Hamman o los Baños Árabes de Córdoba, descubre una de las mejores costumbres andalusíes.

  10. Ir a la hora en punto a la Plaza de las Tendillas y escuchar que en vez de las campanadas suena el sonido de una guitarra flamenca desde 1961 tocada por el guitarrista Juan Serrano a ritmo de soleares.

  11. En la esquina izquierda superior de la Plaza de Las Tendillas, tomarte una caña de cerveza en el Bar Correo, el bar más pequeño de la ciudad y el que más cerveza tira al día.

  12. Tomarte un vermú como dios manda en el Tollín de Plaza de Las Tendillas y descubrir la esencia de la sequedad de los camareros cordobeses, muy siesos, pero muy eficientes.

  13. Hacer footing por la mañana temprano por el otro lado del Puente de Miraflores y bajar al nivel del río hasta dos puentes más.

  14. Hacer un picnic al atardecer en el césped junto a la base de la Calahorra y esperar a que se encienda la iluminación del Puente Romano y de la Mezquita-Catedral y sentirte como en Juego de Tronos.

  15. Hacer una cata de flores dentro de un patio cordobés en el Barrio de San Basilio y sentir con los 5 sentidos lo especial de Córdoba. Cata de Flores en Los Patios de Córdoba

  16. Reservar una plaza en los Walking Tasting Tour, para disfrutar de Córdoba y su gastronomía de una manera muy peculiar.Walking Tasting Tour

  17. Visitar el Museo del Flamenco y aprender a tocar el cajón gracias un Guitar Hero flamenco.

  18. Entrar en la iglesia de San Lorenzo, y descubrir porqué se grabaron varios episodios de Cuarto Milenio en ella, no aptos para cardíacos.

  19. Ir de compras al mercado de la Plaza de la Corredera por la mañana temprano y descubrir todo el conocimiento que tienen sobre frutas y verduras Antonio y Pilar. Y si no eres vegetariano, descubrir los placeres ocultos de la carnicería de Moises. Ready to Go!

  20. Acudir a una Jam Session nocturna en el Jazz Café.

  21. Tomarte las mejores anchoas del Cantábrico de esta ciudad en un auténtico burlaero como si estuvieras en una plaza de toros, con una copa de Oloroso en el bar La Bodega ( cerca del Corte Inglés).

  22. Bajar a la Taberna Sociedad de Plateros de María Auxiliadora, ( un mítico club privado donde los joyeros cerraban sus tratos) hoy de acceso público y visitar su pequeña bodega y tomar una media ración de Bacalao.

  23. Tomarte un Medio en la barra de la taberna El Pisto y pedir sus míticas etiquetas de "Estoy de Juerga" para rellenar a tu gusto.

  24. Hacerte una foto con la receta a tamaño gigante del Salmorejo cordobés.

  25. Ir a escuchar los rezos en el ocaso en la Plaza de la Hoguera junto al alminar de la Mezquita de los Andaluces y admirar la fantástica bugambilla rosada que da la bienvenida.